Que seré de mayor?

Cuándo era pequeño, ésa era una pregunta importante para mí y para los que me rodeaban. Todos los adultos te acababan preguntando cuando no sabían que decirte o cuando querían saber de tí: ¿Qué quieres ser de mayor?
A mí personalmente me gustaba pensar en qué querría ser y canviaba de opinión cada poco tiempo. También hablaba con mis amigos de qué querían ser ellos y era una forma de conocernos.
Y, pensandolo ahora, era una manera muy fácil de conocer las aspiraciones de cada uno, y las valoraciones que les daba a cada ámbito de la vida. Había quién quería tener hijos y una familia, otros querían ser ricos, otros viajar, otros ser médicos… Así que veías que unos se centraban en el ámbito personal, el profesional, el económico… Y de una pregunta tan simple creo que, con un poco de ojo, se podía sacar mucha información.

duda
Todo esto viene de que ahora ya soy mayor. Y ahora sigo pensando que quiero ser de mayor y sigo sin saberlo y cambiando mil veces de opinión. Pero esque ya no se trata de pensar, se trata de hacer. Y no sabemos cuánto mucho más mayres vamos a ser cada uno. Así que el tiempo vuela, y nos encantamos con planes de futuro sin pensar en que ya es el futuro que esperábamos ayer.
Tampoco digo que se tenga que vivir la vida día a día, sin planes. Pero creo que sería importante saber que en cada momento se ha hecho lo que se quería llegar a hacer. Saber que en cada momento has tomado el mejor camino, la mejor decisión. Y eso es difícil. Pero esque muchas veces posponemos cosas importantes y pensamos que ya lo haremos, o que se podía haber hecho mejor, pero bueno, ya está hecho.
Últimamente, por ejemplo, tengo ganas de ir a sitios, ver cosas, y no lo hago. Realmente nada me lo impide. Podría irme a cualquier lugar y trabajar allí, o ahorrar para irme a algún sitio un tiempo. Pero no lo hago. Le estaba dando vueltas a ésto, ya me veía en paisajes chulísimos o entre gente que hablaba otro idioma, sabiendo en el fondo que no lo haría. En ese momento pasó por delante un hombre ciego. Me imaginé por un momento tener alguno de estos problemas y me sentí de verdad limitada. Y esque, en realidad podría hacer lo que realmente quiero.
Pero no lo hago. Y creo que la mayoría de la gente, tampoco. Y me molesta, porque, ya que hasta cierto punto podemos decir que somos libres, lo lógico sería que cada uno hiciera una vida a su manera que, en lo que realmente dependiera de uno mismo, fuera la mejor para cada uno. Una vida que quisiéramos repetir. Y que fuéramos capaces de sentir eso cada noche al irnos a dormir. Creo que algo de eso tiene que ser la felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

css.php